jueves, 22 de septiembre de 2011

MI PRIMER ANGEL FOOD CAKE

Hola amig@s! He estado un poco ausente, pero es que me he tomado tan en serio la vuelta al cole que hasta he vuelto yo! Es lo que tiene perder tu trabajo al tiempo que me tocaba hacer la matrícula de la universidad. Así que me he llenado de ilusión, porque si todo va bien, terminaría este año, he recuperado mi estuche y mis bolis y ... a la facultad!! Y allí he comprobado que hay cosas que nunca cambian: las niñas, toooodas vestidas prácticamente iguales (el modelito fin de verano consta de camiseta ancha que cae por un hombro dejándolo descubierto, y unos supermini shorts, que algunas veces esconden menos de lo que a mí me gusta ver, jajaja), los niños babeando por las niñas y sus supermini shorts, y algunos solitarios mayores (ellas tienen 21 y yo, por ejemplo, ya rondo los 30) a los que nos miran raro por no llevar las piernas al aire nosotras, o no relacionarse con las niñas, ellos. Es curioso lo que se puede llegar a ver en un aula, pero lo más sorprendente de todo ha sido la combinación zapato náutico-calcetín deportivo blanco. Como oís!! Menudo mes de septiembre llevo, en mi clase sí que hay una fashion week, jajaja.

Bromas aparte, esta semana estaré triplemente ocupada. Por un lado, tengo que estudiar, ir a clase, estudiar y... se me olvida algo...ah!sí!estudiar, jeje. Por otro lado, el miércoles es el cumple de mi hermana y el jueves el de mi primo Juanjo, y me toca aportar el elemento dulce, así que he de organizarme, porque tengo que ensayar, ya que, amigos míos, el domingo... estrenamos obra!! A ver, es un entremés, cortito, y se estrena con motivo de la semana cultural de El Robledo, un pueblo de Ciudad Real, pero a mí me hace mucha ilusión, ya que es mi primera obra en muuucho tiempo. Ya os contaré un poco más, porque ahora los nervios están a flor de piel; y para relajarnos una de las tardes llevé al ensayo el bizcocho que hoy os traigo, un Angel Food Cake.

Sé que un sabor es prácticamente imposible de describir, pero creo que su nombre, comida de ángeles, no pudo ser más acertado. Es el cake más suave y esponjoso que he probado nunca. La genial Bea, en su Rincón dedicó uno de sus fantásticos tutoriales a este bizcocho, y tiene numerosas recetas. Yo elegí el más sencillo, por ser el primero, pero ya estoy deseando comenzar a introducir ingredientes para conseguir otros angel food cakes. Lo más delicado de este bizcocho es el batido de las claras, no podemos pasarnos ni quedarnos cortas, para que se formen las burbujas que le darán esa textura tan sumamente esponjosa.



Y ahora sí vamos con la receta. Apuntad.

Ingredientes para un molde de 18 cm.

- 9 claras de huevo
- 100 gr. de harina tamizada (mínimo 3 veces tamizada, mejor 4)
- 200 gr. de azúcar (yo usé glass, tamizada también 4 veces)
- 1/4 de cucharadita de sal
- 1 cucharadita de cremor tártaro
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla
- 2 cucharaditas extracto de almendras (yo no usé)

Modo de preparación


Precalentamos el horno, 170º. Comenzamos con la harina y el azúcar tamizadas. En un bol echamos las claras (yo uso las pasteurizadas de mercadona), y le añadimos la sal y el cremor tártaro al tiempo que los vamos echando, y comenzamos a batir a velocidad baja. Cuando las claras empiecen a espumar, subimos gradualmente a velocidad media-alta, nunca alta, y así seguiremos hasta que nuestras claras estén brillantes, blancas y esponjosas, comprobando que se nos forman picos blandos. Entonces, incorporamos el azúcar, poco a poco, conforme vamos batiendo, nos dice Bea que a dos cucharadas cada 15 segundos, aproximadamente, hasta echarla toda. Las claras deben estar brillantes llegados a este punto y, al levantar la varilla, formar picos firmes, que no se caigan de las barillas. Es el momento de añadir el extracto, y batimos un minuto más. Ahora añadimos en dos veces la harina tamizada, tamizándola de nuevo al ir incorporándola. Tendremos que terminar de mezclar con una espátula de silicona, con movimientos envolventes.

No engrasaremos el molde, porque si no no subirá adecuadamente. Yo, usando mi molde como guía, recorté una pieza de papel de hornear con forma de donut, y lo puse en el fondo del molde, para facilitar el desmoldado, puesto que el mío no es el original desmontable del angel food cake. Os dejo una foto para que os hagais una idea; el de la izquierda es en original, el desmontable, y el de la derecha el mío, de una sóla pieza.


Pasamos la mezcla al molde, y lo llevamos al horno. Lo agitamos un poco, para que quede bien repartida y alisamos la superficie con la espátula. Horneamos durante 40 minutos; si en ese momento vemos que la superficie está dorada, tocamos suavemente y si es firme, lo sacamos, si no, vamos observando cada cinco minutos (no debe hornearse más de 50 minutos). Lo sacamos y lo dejamos enfriar una hora, boca abajo, apoyado en las patitas del molde. Yo puse un paño en una botella y metí por su cuello el hueco del molde, boca abajo también, para que el aire entre el bizcocho. Pasado ese tiempo, desmoldamos y dejamos enfriar 45 minutos más en una rejilla. Podemos servirlo espolvoreando sobre él azúcar glass.


Como veis, es un bizcocho delicado, que no complicado. Animáos y hacedlo, porque os vais a sorprender. Un beso muy esponjoso para todos, como el cake de hoy!







Feliz semana!!!

9 comentarios:

rosa dijo...

Hola.

Pues has regresado al blog con una receta de lujo, tan esponjito, tan ligero, el bocado tiene que ser superdelicado. Mira nunca me decidí a hacerlo porque me parece un poco complicado, pero me quedo con la explicación tan detallada que has hecho de la preparación, por si me decido.

Ah, y las fotos fantásticas.

Un saludo.

Labidú dijo...

Que rico tiene que estar!!! de esos bizcochos que gusta comer porque entran solos. Bienvenida, guapina. Besinos.

Isabel dijo...

Es realmente delicioso.
Y qué bien te ha quedado y qué bonitas las fotos...
Besos!

Paulittta dijo...

Me alegro de volver a leerte! Paciencia con las clases. Me tocó estar el último año con sólo 1 asignatura (Derecho Financiero II) y por poco me da algo, que horror!! Sé como te sientes porque me dejé economía y hacienda pública (que en mi plan de estudios era anual y se daba en 1º) y todos me veían como la mamá y sólo tenía 4 años más jeje

Como no tengo el molde, lo hice en cápsulas de magdalenas y la verdad es que no me convenció mucho, me pareció un poco pegajosillo, igual en molde cambia y si me gusta.

bessiss

Evelyn dijo...

Feliz regreso a las aulas y al blog. Que pastel tan delicioso. Una duda, que es el cremor tártaro. Besiños

maria dijo...

Vaya bizcocho más esponjoso, da gusto verlo! te ha quedao muy bien, y las fotos estan estupendas, me ha gustado una especialmente creo que la última! 1 saludo de uvaspanyqueso

Pamen dijo...

Mary,que pasada de bizcocho...se ve tan blanco y esponjoso, que ahora me comía yo un buen pedazo..
Aunque no tengo el molde, creo que lo voy a intentar
besos

Arham dijo...

Que suave se ve, este queque tiene una pinta de esponjoso y delicioso, se deshará en la boca con solo probarlo..
saludos

ANA dijo...

Que delicia de bizcocho.

Besos!
Ana de: 5 sentidos en la cocina